Cafetera Chemex: opiniones, historia y guía de uso

La cafetera Chemex hace del acto de hacer café un arte de devoción rodeado de sabiduría y elegancia. O no fue su inventor un químico, sino también un amante del café, que transformó su amplia experiencia con las técnicas de filtración de laboratorio para inventar este peculiar método de extracción de café.

Historia de la cafetera Chemex

La cafetera Chemex nació en 1941 en los Estados Unidos por Peter Schlumbohm, un químico alemán. El jarrón Chemex es un elegante y muy aclamado objeto de diseño, a pesar de su simplicidad en forma de reloj de arena. Sin embargo, se puede encontrar en la exposición del Museo de Arte Moderno de Nueva York, aquí se exhibe como uno de los 100 clásicos del diseño de los tiempos modernos.

¿Comprar filtros para la cafetera Chemex es fácil?

Esta forma de hacer café de filtro a mano se está volviendo cada vez más popular, una tendencia que viene del pasado y que encaja perfectamente con los tiempos modernos. Así que averigua cómo hacer café en Chemex, el sabor del café, la importancia de las bolsas de filtro de Chemex y los secretos para hacerlas. Primero conozca todas las formas, tamaños y precios.

Características de la cafetera Chemex

La elegante Chemex, como pueden ver en la foto, está compuesta de sólo 3 elementos de fácil manejo y limpieza:

chemex

  • Una amplia parte superior en forma de cono donde se coloca el filtro de papel
  • La base de borosilicato, a prueba de fuego, que recoge el café preparado
  • Un soporte de madera o un mango con un cordón, para evitar quemarse las manos, mientras se da un toque de elegancia

Chemex en sus versiones Classic y Handle se comercializa en 3 versiones capaces de producir 3, 6, 8 y 10 tazas de café. Handblown, el modelo Chemex hecho a mano, existe en versiones 3, 5, 8 y 13 tazas. Chemex viene con una relación calidad-precio muy aceptable siendo posible adquirir un modelo capaz de producir 6 tazas al precio de 40 euros.

Los materiales con los que se fabrican están pensados de manera que no dejen residuos y sean duraderos, sin romperse al ser retirados de Chemex. El material del contenedor, el borosilicato, es otro detalle que marca la diferencia. Debido a que es un material no poroso no afecta el sabor del café.

El filtro Chemex es más grueso y más resistente, lo que se traduce en una mayor eficacia para evitar el paso de las lías. La famosa “media luna” es la más famosa, ya que se necesitan pliegues específicos para que se use correctamente, proceso que da como resultado un café más ligero sin residuos en la taza.

Sin embargo, es un tipo de cafetera destinada a los amantes de la preparación manual del café. Chemex es una simple cafetera sin usar nuevas tecnologías, ni siquiera la electricidad. Aunque su diseño pueda parecer simplista, cada aspecto sirve a un propósito específico.

Ventajas de ChemexSimple

  • Práctico y fácil de usar
  • No se necesita electricidad para preparar el café
  • Ideal para extraer el mayor número de aromas y sabores del café.
  • Disponible en varios tamaños con capacidad para 3,6,8 y 10 tazas
  • Diseño elegante
  • Ocupa poco espacio en la cocina
  • Muy fácil de limpiar, sólo se necesita agua caliente. El uso de cualquier detergente no es aconsejable ya que puede alterar las propiedades del material.
  • Ideal para preparar café artesanal

Desventajas de la Chemex

  • Para los principiantes, puede ser difícil conseguir un buen café. Se requiere cierta práctica.
  • Debido a que se requieren varios pasos, la preparación del café lleva un poco de tiempo, lo que hace que sea poco práctico utilizarlo en las mañanas ocupadas.
  • Frágil
  • El café se enfría rápido

¿Qué se necesita para hacer café con Chemex?

como hacer cafe con chemex

Para hacer café en Chemex, necesitarás reunir algunos materiales. Teniendo en cuenta la preparación de dos tazas de café, tendrán que reunirse:

  • 200 a 250 ml de agua filtrada
  • Una fuente de calor para calentar el agua entre 93 y 95 ° C (lo ideal es no dejar que el agua hierva y retirarla del fuego unos segundos antes)
  • Escala
  • Reloj/Cronómetro
  • Molino de café eléctrico o manual
  • 14 a 30 g de granos de café. Puedes usar la proporción de 30 gramos de café por cada 250 ml de agua
  • Cafetera Chemex
  • Filtro Chemex (son mejores que los filtros normales debido a la calidad del papel)

Filtros para Chemex: es un tipo especial de papel más grueso que otros, que permite la extracción clara del café, para no adquirir un sabor amargo. Este es un punto clave de esta cafetera, una buena filtración permite un café con sabor. Hay filtros cuadrados y circulares, cuando se colocan deben formar una especie de cono abierto. Esto garantiza una extracción uniforme. Cada emabalaje contiene 100 filtros Chemex y los precios varían entre 10 y 15 euros.

Molienda: la molienda debe ser ligeramente gruesa. El grosor del café molido debe parecerse al de los granos de arena. Si la molienda es demasiado fina, Chemex se estancará y si es demasiado gruesa generará un goteo de café muy rápido y no sabrá a nada.

Cantidad de agua y café: El café de Chemex es un tipo de café suave, no fuerte, es una cuestión que debe adaptarse a su gusto. Como el café de Chemex produce un café ligero y estamos acostumbrados al café expreso, una buena proporción de inicio es 1:10 (1 gramo de café por 10 mililitros de agua). Puedes aumentar la dosis de café o reducir la cantidad de agua a tu gusto.

Cómo hacer café con la cafetera Chemex

  • Empieza por moler el café. Para esta cafetera se aconseja una molienda mediana o gruesa, aunque el diámetro debe ser menor que el de los granos utilizados para preparar el café en una prensa francesa.
  • Si no quiere moler el café, compre el café ya molido, teniendo cuidado de guardarlo siempre en un recipiente hermético. Consejo: usando 100% de Arábica y café de alta acidez obtendrá un café aromático y verdaderamente sabroso
  • Hervir el agua en un hervidor o estufa eléctrica a unos 95 grados.
  • Deje que se enfríe durante unos 10 segundos Coloque el filtro en la cafetera, siguiendo las instrucciones de uso y respetando los pliegues si es necesario.
  • Ponga un poco de agua caliente (unos 30 ml) en el filtro y déjelo humedecer durante unos 5 segundos.
  • Tira cualquier agua que caiga en el fondo de la Chemex
  • Ponga el café molido en el filtro
  • Vierta lentamente el agua sobre el café en forma de espiral para que la mezcla se cubra uniformemente. Déjalo reposar durante unos 30 segundos
  • Después del resto, sigue vertiendo el agua hasta el final. Si el café ha sido molido en el acto, puedes ver como burbujea unas cuantas veces, es normal. Después de haber filtrado toda el agua, tira el filtro después.
  • Después de este paso, el café está listo para servir.
  • Para un mejor resultado, deje que el café se enfríe un poco para que salga su aroma.
  • Para un resultado satisfactorio, el tiempo de absorción de agua por los granos de café debe durar un promedio de 3 a 4 minutos. Si el tiempo total ha sido más largo o más corto que esto, es posible que esté utilizando una molienda demasiado fina, respectivamente. Deberías probar otros tamaños de judías para obtener resultados personalizados y excepcionales.

Cómo limpiar Chemex

Chemex, a pesar de su forma, es más fácil de limpiar que cualquier otra cafetera. Los filtros se tiran, puedes quitar el mango de madera y luego poner la Chemex en el lavavajillas. Aunque el cristal es bastante duro, tome las precauciones necesarias. Si prefiere limpiar a mano, introduzca un cepillo de vidrio adecuado. Como puedes ver, ¡limpiarlo no podría ser más fácil!

Simple y elegante, Chemex hace un gran café y no en vano empiezan a verse muchas imitaciones en el mercado. Cuando se trata de comprar una Chemex, para aquellos que se inician en el mundo del café, la elevación del café puede parecer un poco exigente, pero con un poco de práctica, cualquiera con un poco de paciencia puede dominar el proceso de extracción del café hasta conseguir la bebida perfecta.

¿Por qué deberías comprar una cafetera Chemex?

La cafetera Chemex requiere un poco de paciencia pero puede ser una de las mejores formas de conseguir un café limpio y puro sin aromas amargos. Una elegante pieza de diseño digna de un museo, que cumple lo que promete después de alguna práctica. Tiene un precio razonable, es fácil y sencillo de usar y limpiar y no requiere electricidad, lo que puede ser práctico para los viajeros y/o campistas.

Se utiliza una estufa de gas para calentar el agua y preparar el café. Sin embargo, puede ser muy poco práctico de transportar porque es bastante frágil. Sin embargo, es una forma elegante de preparar café artesanal y ofrece al usuario la libertad de controlar gran parte de la preparación del café.

Deja un comentario